¿Llegará a ser la bioimpresión una alternativa a los trasplantes de órganos? 0


REGEMAT 3D empresa líder en medicina regenerativa afrontará nuevos retos en el área de bioprinting en 2018.

 

Plataforma de bioimpresión de REGEMAT 3D

La bioimpresión ha surgido durante los últimos años como una nueva tecnología para crear tejidos vivos que regeneren lesiones y órganos por medio de la impresión 3D de materiales y células. Sin duda, es una tecnología prometedora, pero ¿cuán lejos están los científicos de crear tejidos y órganos funcionales que puedan implantarse en seres humanos? ¿Burbuja o realidad?
REGEMAT 3D, empresa con sede en Granada, España, está liderando el desarrollo de tecnologías de bioimpresión 3D y cuenta con usuarios en más de 20 países. La empresa española cree en las ventajas y el potencial de la tecnología, así como en sus innumerables aplicaciones, pero aún hay mucho trabajo por hacer e hitos por resolver. Es el momento de investigar aún más en esta área, están en su momento más álgido y durante el último año han aumentado considerablemente el número de soluciones y resultados publicados relacionados con nuevos desarrollos.

El fundador y CEO de REGEMAT 3D, José Manuel Baena, es también fundador de BRECA Health Care compañía especializada en el diseño, fabricación y comercialización de prótesis e implantes a medida desde el 2011 y una de las primeras compañías en todo el mundo en implantar un implante impreso en 3D. JM Baena apuesta por la combinación de impresión 3D dispositivos médicos sintéticos hechos a medida y estructuras bioimpresas para regenerar una lesión.
“En el pasado, si querías hacer una reconstrucción con biomateriales que se biodegradan, la geometría y el rendimiento de los dispositivos médicos lo restringían. .Ahora, con la impresión 3D, es posible ofrecer una solución personalizada que combine un dispositivo médico sintético con uno biodegradable, incluso pueden contener células autólogas (propias) del paciente para mejorar la regeneración. Siempre hay que aclarar que, actualmente, incluso si se pudiera crear en el laboratorio un tejido funcional, la integración con los tejidos circundantes no ocurrirá instantáneamente, pero un dispositivo médico sintético hecho a medida ayudará a mantener la estructura y promoverá la integración del tejido vivo bioimpreso. Hay muchas oportunidades y aplicaciones de bioimpresión e impresión 3D a corto plazo, utilizando o no células vivas “, JM Baena, CEO BRECA Health Care.
La plataforma REGEMAT 3D para bioimpresión, consta de hardware y software personalizado para cada aplicación, ya que cualquier nuevo biomaterial y tejido necesita su propio dispositivo.

Andamio bioimpreso cultivado con células humanas

“Hay otras compañías de bioimpresoras que venden este tipo de máquinas “fabricadas en serie” y afirman que con un sistema se pueden imprimir muchos tejidos diferentes. Esto no es verdad y mucho menos en el caso de órganos más complejos. La bioimpresión 3D es el conjunto de una amplia gama de tecnologías, no solo una. Si un investigador quiere innovar, quiere crear cosas únicas, necesita una bioimpresora única que cumpla con sus necesidades reales y genere resultados novedosos. Una bioimpresora no es un microondas “, JM Baena, CEO BRECA Health Care.

La empresa con sede en Granada, España, se fundó en 2015 para transferir a la sociedad los resultados de un proyecto desarrollado por el fundador José Manuel Baena y el profesor Juan Antonio Marchal entre 2011 y 2013 centrado en células de cartílago. Ahora la compañía tiene sistemas en más de 20 países y está en constantemente expansión.
“Nos enfocamos en la calidad, no en la cantidad. Nos involucramos en el proyecto de investigación con nuestros clientes y colaboradores. Para nosotros no se trata de vender tantas bioimpresoras como podamos, sino de obtener resultados que nos ayuden a desarrollar tantas terapias innovadoras como podamos. Todavía hay muchos hitos que superar en la bioimpresión para crear tejidos funcionales, y órganos, no se deje engañar, es un campo con muchísimo potencial de desarrollo pero todavía queda mucho trabajo por hacer. Nuestra compañía está teniendo un gran éxito trabajando con la parte biodegradable y celular bioimpresa unido a medical devices impresos en 3D, en colaboración con BRECA Health Care, cuya unión permite afrontar aplicaciones clínicas en el corto plazo, los resultados están siendo increíbles. Es una cuestión de tiempo y esfuerzo “, JM Baena, CEO BRECA Health Care.
Por ejemplo en la facultad de medicina de la Universidad de Sídney han conseguido regenerar en el laboratorio tejido cardiaco necrosado, es decir recuperar tejido muerto tras un infarto. En México estamos preparando un ensayo clínico (en seres humanos) para regenerar lesiones de cartílago a partir de una resonancia magnética. El campo de aplicaciones es enorme. El futuro prometedor pero todavía queda mucho por hacer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *